lunes, 10 de enero de 2011

Descubre el Qi Gong (chi kun)


En la práctica taoísta, el Qi Gong, es el arte o la maestría de guiar la energía interna a través de ejercicios físicos (Qi Gong Dinámico) y de meditaciones (Qi Gong Estático), cuyo fin es el desarrollo espiritual.

El Qi Gong se fundamenta en los mismos principios que en la medicina tradicional china , para prevenir las enfermedades y preservar el equilibrio de la energía Yin y Yang en nuetro cuerpo, respetando a lo largo del año, la energía que en cada estación corresponde a un órgano y a una víscera.

Gracias a una profunda concentración y a una maestría del aliento, la conducción de la energía por el pensamiento, por la respiración y...
por los movimientos, a través de los meridianos (sistemas de canales energéticos), permite al Qi circular libremente en todo el cuerpo, limpiando a su paso la energía negativa estancada y liberando los bloqueos físicos y psíquicos.

Practicándolo cotidiana y regularmente, nuestro ser reencuentra “El estado original”; la pureza de un recién nacido dejándose guiar por la sabiduría inherente a las leyes de la naturaleza. Se aprende a vivir en armonía con todo lo que nos rodea, y en el interior de nosotros mismos se instala una salud reforzada, un dominio de sí, un equilibrio de las emociones, una claridad de espíritu, la lucidez, la alegría de vivir, la tranquilidad.


Progresivamente se llega a disminuir el stress, se vuelve uno más creativo y comienza nuestra verdadera conquista espiritual, para alcanzar la plenitud de nuestra realización profunda.



Los 3 fundamentos básicos de la práctica de Qi Gong son:
  • Conducir y dirigir la energía a través de la respiración.
  • Conducir y guiar la energía a través de la concentración mental.
  • Conducir y controlar la energía a través de los movimientos internos y externos.




  • El Qi Gong nos ayuda a :





    • Mejorar nuestra calidad humana.
    • Unificar la armonía de nuestra respiración con nuestras acciones y nuestro espíritu.
    • Transformar nuestra visión del mundo, de lo negativo (oscuridad) a lo positivo (claridad).
    • Prevenir las tensiones y los desequilibrios para facilitar la libre circulación de la energía y disfrutar de la vida con una excelente salud física, emocional y espiritual.
    • Conocernos profundamente y lograr la plenitud de nuestra realización humana.

    Existen tres virtudes que deben estar siempre presentes para tener éxito en el camino del Tao y del Qi Gong: Sinceridad, Humildad y Constancia.
    "Cuando se sabe cómo dominar los pensamientos, se conoce la concentración; por la concentración se alcanza la quietud; por la quietud se llega a la paz interior; con la paz interior se alcanza la sabiduría; con la sabiduría se alcanza el Tao: la vía de la virtud"


    Lao Zi. Sabio Taoista

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario